¿Está espiándote tu tarjeta gráfica?

Este artículo fue originalmente publicado en el difunto diario digital Herald Post.


Nvidia, célebre fabricante de tarjetas gráficas, ha sido acusado recientemente de estar espiando a sus clientes a través de una aplicación telemétrica. Dicha aplicación telemétrica formaría parte del software “GeForce Experience”, que los usuarios utilizan para mantener actualizados los controladores de la tarjeta y para configurarla de acuerdo a sus necesidades.

De acuerdo a la sección de preguntas y respuestas dedicada a este software, “La aplicación recolecta los datos requeridos para recomendar una configuración óptima y las actualizaciones de software adecuadas, incluyendo la configuración del hardware, sistema operativo, idioma, juegos instalados, configuración de los juegos, estadísticas de uso de los juegos, estadísticas de rendimiento de los juegos y versión de los controladores. Si el usuario está conectado a una cuenta Nvidia, los datos están asociados a una identidad.” Nvidia ha emitido un comunicado oficial en el que afirma que la compañía comparte datos estadísticos con sus socios de negocios, pero nunca datos personales de usuarios particulares.

Algunos usuarios manifiestan que no se quedan tranquilos con estas afirmaciones. Una vez que los datos son enviados a la empresa, sus clientes no tienen mucho control sobre lo que Nvidia hace con ellos. Según Timothy Tibbetts, los controladores de las tarjetas Nvidia instalan componentes telemétricos en el sistema operativo incluso si GeForce Experience no está instalado. “He instalado los últimos controladores seleccionando la opción de Sólo Controladores, y la telemetría permanece absolutamente incluida. Al contrario de lo que algunos opinan, la telemetría es instalada independientemente de si usas GeForce Experience o no.”

El señor Tibbetts, además, ha señalado en Reddit que los datos recopilados por Nvidia estarían siendo enviados a través de canales inseguros, esto es, sin emplear cifrado de ningún tipo ni garantía alguna de que los datos no caen en manos no autorizadas. Esta práctica sólo habría cesado recientemente, con la implementación por parte de Nvidia de cifrado TLS durante la transmisión de datos.

Las quejas no se han hecho esperar. No han sido pocos quienes han señalado que GeForce experience es de una antigüedad notoria, pero que sólo recientemente se ha hecho obligatorio proporcionarle a Nvidia datos identificativos (como direcciones de email o cuentas de Facebook) para usarlo. Se ha tardado poco tiempo en empezar a escuchar amenazas por parte de ciertos clientes, que aseguran que dejarán de consumir productos de Nvidia y empezarán a utilizar tarjetas de AMD u otros fabricantes, aunque la seriedad de estas declaraciones no puede ser verificada.

Por otra parte, no hay evidencia de que Nvidia recolecte información personal alguna de los usuarios que se limiten a instalar sus controladores, y luego no se den de alta con el servicio de Experience. Quien se limite a descargar e instalar los controladores debería estar relativamente seguro. Tampoco hay evidencia de que existan componentes telemétricos en las versiones de los controladores para los sistemas operativos Linux o FreeBSD.

Steve Burke ha publicado un artículo en Gamers Nexus en defensa de Nvidia, en el que publica los resultados de analizar el tráfico de red generado por el software de Nvidia. “Creemos que es desesperante que GeForce Experience requiera registrar una cuenta de usuario, porque es molesto, pero no porque esté espiándonos […] los datos compartidos parecen ser los puramente necesarios para que GeForce Experience funcione. Nvidia asegura que sólo comparte datos agregados con sus socios de negocios y nunca datos de usuarios identificables. Nosotros no podemos verificar esto, así que hemos de asumir que Nvidia está actuando de acuerdo a su política de privacidad y a la licencia del software.”

No es la primera vez que un vendedor de software es criticado por recopilar información de sus usuarios a través de aplicaciones telemétricas. Microsoft recibió un trato similar tras publicar una serie de actualizaciones para Windows que habilitaban servicios telemétricos en el sistema operativo.